FANDOM



«No espero que realmente entiendan la belleza de un caldero hirviendo suavemente, con sus vapores brillantes, el delicado poder de los líquidos que se deslizan a través de las venas humanas, hechizando la mente, engañando los sentidos...»
Severus Snape en la primer clase de pociones de 1991.[fuente]

Las pociones o pócimas (del latín potio, 'bebida') son mezclas mágicas que se preparan comúnmente en un caldero y son usadas para crear diversos efectos en el bebedor. Las pociones pueden tener usos medicinales, puede ser una poción letal, o simplemente puede dar a la persona que bebe cualidades diferentes como por ejemplo más fuerza o inmunidad ante varias situaciones. Todas las pociones varían en efectos, naturaleza, dificultad, modo de preparación e ingredientes necesarios. Un ejemplo de poción sencilla es la cura de forúnculos, enseñada en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Una poción complicada de realizar es la poción multijugos.

Quienes son expertos en el arte de fabricar pociones son llamados pocioneros o maestros de pociones.

En Hogwarts, se enseña una asignatura llamada Pociones, que enseña a los alumnos a prepararlas.

Naturaleza

«Puedo enseñarles cómo embotellar la fama, preparar la gloria, hasta detener la muerte...»
Severus Snape hablando de las pociones.[fuente]

Las pociones se preparan con diferentes ingredientes con propiedades mágicas, como cuernos de criaturas mágicas u hojas de plantas mágicas. No todas las pociones necesitan ser ingeridas para actuar, algunas producen efectos al contacto físico o al ser creadas simplemente, como la poción de regeneración.

Las pociones tienen una clara ventaja sobre los hechizos. Los muggles pueden utilizar las pociones, a diferencia de los hechizos, mientras tengan la poción realizada a su disposición, ya que no necesitan magia para que actúen. Determinados efectos sólo pueden crearse a partir de las pociones. Algunas de éstas aumentan los efectos de los hechizos, pero otras (como Felix Felicis) tienen efectos imposibles de lograr de otra manera.[1] Hablando en términos generales, los magos y brujas utilizan el método mas sencillo o más satisfactorio para lograr el fin querido.[1]

Peligros

Las pociones deben ser correctamente preparadas, porque si se hace mal o se las prepara en un caldero sucio, pueden convertirse en venenos.[2][3] En otros casos, aunque la poción sea beneficiosa, puede tener malos efectos si se usa en exceso o mal. Por ejemplo, Felix Felicis provoca imprudencia y exceso de confianza si se ingiere mucho[4], o el elixir para inducir euforia cuyos efectos secundarios son un canto excesivo y la nariz palpitante del bebedor, aunque se puede contrarrestar con menta.[5]

Enseñanza y etiquetado

En las diferentes escuelas mágicas, se imparte la clase de Pociones, que enseña a los alumnos a preparar pociones, aprender sus recetas y conocer sus efectos. En Hogwarts, es una clase troncal obligatoria durante los primeros cinco años de educación de los alumnos y opcional para los alumnos de sexto y séptimo año que hayan aprobado su TIMO de la misma clase.

En esta clase, los alumnos siguen recetas específicas para elaborar diferentes pociones de manera correcta, comenzando por las fáciles y, a medida que avanza en el curso, pasando por las más complicadas.

Caldero de Latón

Caldero de latón

Existe una Asociación de Pociones que regula y supervisa el etiquetado de ciertas pociones, y quizás otros aspectos. Ésta asociación se relacionó directamente con el Ministerio de Magia.

Suministros

Equipo

Sin un equipo adecuado, es imposible realizar una poción. El caldero es imprescindible, ya que en el se prepara el berbaje. Otros materiales, como la balanza, son necesarios sólo para colocar la cantidad exacta de un ingrediente. Por supuesto, todos éstos deben estar en buen estado y limpios. Estos son los principales elementos a utilizar:

Caldero de Cobre

Caldero de cobre

MocoGusarajo

Moco de gusarapo en un frasco

Ingredientes

Se usan diferentes elementos con propiedades mágicas para darle a la poción su efecto correspondiente. Entre estos ingredientes se encuentran:

También se pueden hacer otros ingredientes a partir de estos, como por ejemplo polvo de asfódelo.

Trabajos relacionados con la fabricación de pociones

  • Un pocionero (o fabricante de pociones) es aquel mago o bruja que se gana la vida fabricando pociones. Sus principales ingresos proviene de algo relacionado con las pociones, como venderlas o publicar libros sobre ellas.
  • Un maestro o profesor de pociones es aquel que enseña todo lo relacionado con las pociones en una escuela mágica. Éstos han logrado un EXTASIS en tal asignatura, lo que demuestra su profesionalidad.
  • Para ser sanador, es necesario haber obtenido un EXTASIS en pociones, ya que serlo implica fabricar curas y reconocer venenos.

Libros sobre pociones

Detrás de las escenas

  • En El Quisquilloso, se puede ver un anuncio relacionado con la fabricación de pociones titulado "Antiguo fabricante de pociones".
  • En 1996, una empresa llamada Dama de las Pociones se especializaba en hacer pociones para mujeres.
  • J. K. Rowling señaló que, aunque tenga todos los ingredientes y siga las instrucciones al pie de la letra, un Muggle no podría preparar una poción ya que siempre es necesario utilizar magia en algún momento de la preparación.[6]
  • J. K. Rowling dijo que la química era la asignatura que menos le gustaba en la escuela y por eso eligió que pociones (el equivalente mágico de la química) sea la materia que enseñara Severus Snape, el archienemigo de Harry.

Apariciones

Véase también

Notas y referencias