FANDOM


«Harry ya había probado algunos de los hechizos concebidos por aquel misterioso personaje; por ejemplo, un maleficio que hacía crecer las uñas de los pies con alarmante rapidez (lo había probado con Crabbe en el pasillo, con resultados muy divertidos).»
—Descripción.[fuente]

El Maleficio de las uñas de los pies (conjuro desconocido) es un maleficio usado para hacer crecer las uñas de los pies de la víctima a una velocidad alarmantemente rápida.[1]

Historia

Este maleficio fue inventado por Severus Snape y guardado en su copia de Elaboración de Pociones Avanzadas durante sus años escolares en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería.[1] Por lo tanto, no es un hechizo aprobado por el Ministerio de Magia.

Usos conocidos

En 1996, Harry Potter usó este maleficio en Vincent Crabbe en los pasillos, con resultados muy divertidos. Ronald Weasley le recomendó usarlo también en Cormac McLaggen después que causara que Harry terminara en el Ala del Hospital en el partido de Quidditch contra Hufflepuff.[1]

Detrás de las escenas

  • Se desconoce cuándo Severus Snape inventó este y muchos de sus otros hechizos, aunque de acuerdo con Sirius Black, "cuando llegó al colegio conocía más maldiciones que la mayoría de los que estaban en séptimo".[2]

Apariciones

Ver también

Notas y Referencias