FANDOM


Padlock.png
La edición de Maldiciones Imperdonables por usuarios no registrados o nuevos está actualmente desactivada.
Dichos usuarios pueden discutir cambios, pedir la desprotección, iniciar sesión, o crear una cuenta.


Barty Crouch Jr. (como Alastor Moody): "Pero primero, ¿quién puede decirme cuántos Maleficios Imperdonables existen?"
Hermione Granger: "Tres, señor."
Barty Crouch Jr. (como Alastor Moody): "¿Y por qué se llaman así?"
Hermione Granger: "Porque son imperdonables. Si un mago los usara..."
Barty Crouch Jr. (como Alastor Moody): "Se ganaría un boleto directo a Azkaban, ¡correcto! El Ministerio dice que son muy jóvenes para ver sus efectos, ¡pero yo opino lo contrario! ¡¡Necesitan saber a qué se enfrentan!! ¡¡¡Y necesitan estar preparados!!!"
— Clase de Defensa Contra las Artes Oscuras de cuarto año en Hogwarts, 1994[fuente]

Las maldiciones imperdonables, también conocidos como los maleficios imperdonables[1], son tres de los hechizos más poderosos y siniestros conocidos en el mundo mágico. Éstas son herramientas de las Artes Oscuras y fueron clasificadas por primera vez como "imperdonables" en 1717, con las sanciones estrictas asociadas a su uso.[2] Las tres maldiciones corresponden a la Maldición asesina (Avada Kedavra), la Maldición Cruciatus (Crucio) y la Maldición Imperius (Imperio).

Durante la década del 1990, el uso de cualquiera de estas tres maldiciones sobre otro ser humano, sea muggle o mago, resultaría en una sentencia de por vida a Azkaban, a menos que hubiese la suficiente evidencia de que el lanzador estuviera bajo la influencia de la Maldición Imperius. A los aurores se les permitió su uso durante la Primera Guerra Mágica, y durante el auge de la Segunda Guerra Mágica bajo el régimen de Lord Voldemort las maldiciones fueron legales[3], aunque esto último seguramente fue derogado luego de la derrota de Voldemort.

Ejecución

«Nunca habías empleado una maldición imperdonable, ¿verdad, chico? ¡Tienes que sentirlas, Potter! Tienes que desear de verdad causar dolor, disfrutar con ello. La rabia sin más no me hará mucho daño.»
Bellatrix Lestrange hablando de lo necesario para usar una maldición imperdonable.[fuente]

Debido a que las maldiciones imperdonables son muy poderosas, su uso requiere tanto una gran fuerza de voluntad como una gran habilidad para poder llevar a cabo sus efectos[4]. Por ejemplo, Harry Potter fue incapaz de lanzar correctamente la Maldición Cruciatus en Bellatrix Lestrange en 1996. A pesar de estar furiosa con ella por el asesinato de su padrino, le faltó el deseo de causar dolor para su propia satisfacción. La "ira justiciera" de Harry sólo le inflingió un breve momento de dolor a ella.[5]

Momentos antes de la Batalla de Hogwarts, Harry no sólo fue capaz de usar correctamente la Maldición Cruciatus en Amycus Carrow[6]; él también lanzó la Maldición Imperius sobre dos individuos durante el asalto a Gringotts que permitió a Harry, Hermione y Ron entrar en la bóveda de los Lestrange.[7] Poco después de haber sido "crucificado" por Harry, Amycus Carrow fue también objeto de una Maldición Imperius lanzada por Minerva McGonagall[6]. Tal vez debido al hecho que las maldiciones fueron lanzadas durante un periodo de tiempo en que se había levantado la prohibición de su uso, no hubo señales de que Harry o McGonagall fueran sancionados por su uso en ellos en estas circunstancias.

Las tres maldiciones imperdonables

La maldición asesina

Artículo principal: Maldición asesina
AvadaKedavraBellavsSirius.gif

Bellatrix lanzando la maldición asesina durante la Batalla del Departamento de Misterios.

La maldición asesina (Avada Kedavra) causa una muerte instantánea e indolora a la víctima. Su conjuración causa un intenso y cegador destello de luz verde disparado de la punta de la varita del mago, el cual -en contacto con la víctima- genera una muerte instantánea. No genera efectos secundarios; la víctima simplemente "cae muerta" sin una razón biológica. Es posible que los órganos internos de la víctima cesen sus funciones; sin embargo, es más probable que el medio de asesinato se deba a que el alma de la víctima sea arrancada mágicamente de su cuerpo. Evidencia de esto viene de los testimonios de quien podría ser su usuario más frecuente; Lord Voldemort. Habiendo experimentado los efectos letales de una maldición asesina rebotada, pero sobreviviendo debido a su creación de múltiples horrocruxes, Voldemort lo describe como una sensación de ser golpeada y arrancada su consciencia fuera de su cuerpo, acompañado de una sensación que él describe como "un dolor por encima de lo imaginable". Los médicos forenses muggles fueron incapaces de encontrar una causa de muerte en tal ataque, pero el Ministerio de Magia reconoce los signos de la maldición.

La maldición asesina no tiene contrahechizo y no puede ser bloqueada por medios mágicos. Sin embargo, el destello de energía verde puede ser esquivado o bloqueado por un objeto sólido. Por ejemplo, Albus Dumbledore transformó una estatua de la Fuente de los Hermanos Mágicos para proteger a Harry Potter de la maldición asesina de Voldemort durante la Batalla del Departamento de Misterios. Si la maldición falla en su objetivo y golpea un objeto inanimado, causa una pequeña explosión en el punto del impacto, que puede iniciar un fuego de llamas verdes; sin embargo, la maldición también puede rebotar en el objeto en cuestión.

VoldemortvsDumbledore.jpg

Lord Voldemort lanzando la maldición asesina durante su duelo con Albus Dumbledore.

La maldición asesina fue usada con regularidad por Lord Voldemort, posiblemente más que cualquier otro hechizo, y sus mortífagos la usaron también. El hechizo es lanzado verbalmente como regla; Bellatrix Lestrange mató un zorro con un hechizo no verbal después de Aparecerse con Narcisa Malfoy en La Hilandera, pensando que era un auror al acecho, pero se desconoce si fue el Avada Kedavra u alguna otra maldición letal.

Sólo dos personas han sido capaces de superar los efectos de esta maldición: Harry Potter, que obtuvo una protección mágica contra el uso de esta maldición por Lord Voldemort gracias al sacrificio de amor de su madre, y el propio Voldemort gracias a sus horrocruxes, los cuales tienen cada uno una parte de él en su interior. Harry fue más tarde salvado por los efectos del Priori Incantatem cuando su varita y la de Voldemort se conectaron durante su duelo en 1995. Cuando Voldemort lo golpeó con una maldición asesina nuevamente en 1998, Harry fue capaz de sobrevivir una vez más debido a que Voldemort había tomado parte de la protección de Lily Potter de Harry, llevándola a su propio cuerpo al usar la sangre de Harry en su ritual de renacimiento en 1995. Este proceso de alguna manera ató a Harry a la vida tanto tiempo como el propio Voldemort siguiera vivo.

En 1996, Fawkes se sacrificó a sí mismo tragando una maldición asesina que Voldemort apuntó en Dumbledore. Le hubiera asesinado si hubiese sido cualquier otro ser vivo, pero en una característica respuesta de un fénix a la muerte, él estalló en llamas e inmediatamente renació de sus propias cenizas.

Lord Voldemort asesinó a muchas personas con esta maldición: su padre, sus abuelos, James Potter, Lily Potter, Charity Burbage, Frank Bryce, Gellert Grindelwald, Bertha Jorkins y una incontable cantidad más.

La maldición Cruciatus

Artículo principal: Maleficio Cruciatus
CrucioHarry.jpg

Lord Voldemort usando la maldición Cruciatus sobre Harry Potter durante su duelo.

La maldición Cruciatus (Crucio) genera un dolor insoportable y torturador a la víctima. Esta maldición requiere el conjuro verbal y el uso de una varita. Los efectos de esta maldición dependen de los deseos y emociones de la persona; para producir el dolor insoportable insinuado por su nombre, uno debe -según la experimentada usuaria Bellatrix Lestrange- desear causar dolor únicamente para su propio placer. El dolor extremo generado por la maldición la hace únicamente como una forma de tortura, y fue usado con regularidad por los mortífagos.

Cuando Harry Potter fue víctima de esta maldición en junio de 1995, la describió como si su cabeza estuviera a punto de partirse mientras sus huesos ardían. Sin embargo, desde este punto es la única vez en que se conoce que Harry ha sido golpeado por esta maldición, y como nadie más ha dado una descripción de sus efectos, se desconoce si siempre se tiene esta sensación al recibir la maldición.

La maldición Cruciatus fue la causante de que Alice y Frank Longbottom sufrieran al punto que tuvieron que ser internados de manera permanente en el Hospital San Mungo de Enfermedades y Heridas Mágicas debido a la demencia generada. Barty Crouch Jr., Bellatrix Lestrange, Rodolphus Lestrange y Rabastan Lestrange fueron los responsables de este hecho.

La maldición Imperius

Artículo principal: Maleficio Imperius
ImperiusKrum.jpg

Viktor Krum bajo los efectos de la maldición Imperius.

La maldición Imperius (Imperio) hace que la víctima realice todas las ordenes del mago o bruja que conjuró la maldición, sin cuestionar. Para ello, coloca a la víctima en un trance o estado de ensueño, dejándola bajo el completo control del usuario. La experiencia se describe como una maravillosa sensación de vaga felicidad, al desaparecer todo pensamiento y preocupación de su cabeza. La víctima queda en calma, incluso haciendo cosas que ellos no serían capaces de hacer físicamente de otra manera, o cometiendo horribles crímenes, obedeciendo cualquier tipo de orden. Por ejemplo, Barty Crouch Jr., mientras estaba disfrazado como Alastor Moody, hizo que Neville Longbottom realizara una serie de movimientos gimnásticos muy sorprendentes bajo la maldición Imperius. También se ha visto que la maldición funciona en animales, ya que él también lanzó la maldición Imperius a una araña durante su clase de Defensa Contra las Artes Oscuras.

Los mortífago han hecho uso de esta maldición; por ejemplo, forzaron a Broderick Bode y Sturgis Podmore a intentar robar una profecía del Departamento de Misterios y a colocar a varios oficiales bajo su control para facilitarles tomar el Ministerio de Magia en 1997. Muchos mortífagos también expresaron estar bajo la maldición Imperius durante la Primera Guerra Mágica para evitar ir a Azkaban.

Resistirse a la maldición Imperius es posible, pero es extremadamente difícil. Sólo una persona con una fuerza de voluntad muy fuerte puede lograrlo. Harry Potter, Bartemius Crouch Sr. y Bartemius Crouch Jr. aprendieron a resistir la maldición después de haber sido víctimas de sus efectos. Harry Potter en particular parece ser extraordinariamente bueno en esto, y fue capaz de resistirse parcialmente a la maldición la primera vez que fue lanzada sobre él, y más tarde fue capaz de resistirla por completo cuando fue lanzada en él por el propio Voldemort.

Etimología

  • Durante una entrevista pública en el Festival del Libro de Edimburgo (15 de abril de 2004), J. K. Rowling dijo: "¿Alguien sabe de donde viene Avada Kedavra? Es un hechizo antiguo en arameo, y es el original de abracadabra, que significa "desaparece como esta palabra". Originalmente, fue usado para curar enfermedades y lo que "desaparecía" era la enfermedad, pero decidí hacer que lo que "desapareciera" fuera la persona que estaba parada en frente de mí. Me tomé muchas libertades con cosas como estas. Le di vueltas y lo hice mío." El uso de Rowling de este nombre puede haber sido influenciado por la palabra en latín cadaver.
  • Crucio significa yo torturo en latín, originalmente derivado de crux (a su vez derivado de crucis), que significa plataforma de tortura o estaca, o más específicamente, cruz. La palabra inglesa excruciating, que significa insoportable, desciende de la misma raíz -la crucifixión fue una forma de ejecución muy dolorosa-.
  • Imperio es una forma corrupta de Impero, palabra latina que significa yo ordeno.

Detrás de las escenas

VoldemortAvadaKevadra.jpg

Voldemort usando la maldición Avada Kedavra durante la Batalla de Hogwarts.

  • Las tres maldiciones son llamadas "imperdonables" porque su uso conlleva la más estricta de las sanciones, incluyendo más recientemente una sentencia de vida inmediata en Azkaban. El nombre puede ser una alusión al concepto de pecado imperdonable (también conocido como "pecado eterno") en ciertas creencias cristianas, un acto que hace imposible la salvación, que puede ser entendible debido a los efectos de estos hechizos, particularmente las maldiciones Cruciatus y la asesina.
  • Harry Potter intentó lanzar la maldición Cruciatus en Bellatrix Lestrange sin éxito en Harry Potter y la Orden del Fénix, e intentó hacer lo mismo en Severus Snape en Harry Potter y el misterio del príncipe. No obstante, en Harry Potter y las Reliquias de la Muerte no sólo logra exitosamente usar esta maldición en Amycus Carrow momentos antes de la Batalla de Hogwarts, sino que anteriormente en el libro también usa la maldición Imperius en Travers y Bogrod durante el asalto a Gringotts. Se desconoce si en algún momento Harry lanzó o intentó lanzar la maldición asesina, incluso contra el propio Voldemort. Debido a que el uso de las maldiciones conlleva una sentencia de vida inmediata en Azkaban, Harry aparentemente no fue castigado de ninguna forma por usarlas (aunque con excepción de dos ocasiones, su uso era legal al lanzarlas durante el régimen de Lord Voldemort, y en las otras dos, no hubo testigos). También es posible que nadie controlara lo que él le hizo a Bellatrix Lestrange o a cualquiera de los otros mortífagos de alto rango de búsqueda, debido a las circunstancias en que las usó (como justo después de que Lestrange asesinara a Sirius Black), o que su uso de la maldición Imperius en los duendes haya sido considerada beneficiosa por el bien mayor.
  • Harry Potter es el único mago conocido que ha resistido los efectos de las tres maldiciones. Sobrevivió a la maldición asesina en dos oportunidades, una en 1981 y otra en 1998. El efecto de la maldición Cruciatus lanzada en él por Voldemort poco después del segundo incidente fue anulada por el hecho de que la varita en cuestión se negó a dañar a su maestro. Finalmente, Harry aprendió a luchar contra la maldición Imperius bajo la tutela de Bartemius Crouch Jr. disfrazado de Alastor Moody.
  • Al final de la versión cinematográfica de la Cámara Secreta, Lucius Malfoy parece intentar lanzar el Avada Kedavra a Harry, siendo interrumpido por un hechizo lanzado por el elfo doméstico Dobby, que había sido recientemente liberado. Esto no hubiese sido un movimiento muy inteligente, considerando que estaba justo fuera de la oficina de Dumbledore en ese momento. Durante la serie de películas, es la primera vez que una maldición imperdonable es parcialmente nombrada, ya que no fueron introducidas hasta la cuarta película. Fue más tarde revelado que en el guión original de la película, simplemente Lucius Malfoy intentaba maldecir a Harry antes que fuera interrumpido por Dobby, y el Avada Kedavra ocurrió porque fue el primer hechizo que a Jason Isaacs se le vino a la mente.
  • En la adaptación cinematográfica de Harry Potter y el Cáliz de Fuego, se estipuló durante la clase de Defensa Contra las Artes Oscuras que el uso de cualquiera de las maldiciones haría ganar un boleto directo a Azkaban. En la novela, se especifica que esto sólo aplica si las maldiciones son usadas en otro ser humano.
  • Se desconoce si el uso de las maldiciones imperdonables en otros seres no humanos, como los duendes o los vampiros, también son castigados con una sentencia de por vida, pero parece probable que lo sea.
  • En la adaptación cinematográfica de Harry Potter y el Cáliz de Fuego, cuando Bartemius Crouch Jr. escribe primero Unforgivable Curses en la pizarra -Maldiciones Imperdonables en inglés-, equivoca el término al escribir Unforgiveable Curses. Esto puede haber sido una pista subrepticia de que no era realmente el profesor Alastor Moody, ya que sería poco probable que un verdadero profesor cometiera ese error.
  • Aunque las maldiciones imperdonables ultimamente conllevan una sentencia de por vida, los prisioneros no eran llevados a Azkaban hasta 1718, el año en que Damocles Rowle fue elegido Ministro de Magia, ya que no fue hasta su gobierno que Azkaban se convirtiera en una prisión mágica. En el período siguiente a 1717, cuando se establecieron las primeras sanciones a sus usos, es posible que se usara otra prisión de magos u otro tipo de castigo.
  • Debido a la necesidad de intenciones malvadas para usar estas maldiciones, que significa que generalmente sólo un mago oscuro puede usarlas, el uso de ellas por Barty Crouch Jr. en una araña mientras estaba disfrazado como Alastor Moody no parece levantar sospechas entre el personal de Hogwarts o el Ministerio, quienes probablemente ya sabían de la idea.
  • Aunque los aurores fueron autorizados a usar las maldiciones imperdonables contra los magos oscuros durante la Primera Guerra Mágica, los requerimientos de desear causar dolor o causar daño para poder ejecutarlas correctamente les habría dificultado su uso, con excepción de la maldición Imperius.

Apariciones

Notas y referencias

  1. En la mayor parte de la traducción al español de Salamandra para Latinoamérica y Cono Sur.
  2. Los Cuentos de Beedle el Bardo - Babbitty Rabbitty y su Cepa Carcajeante - Notas al pie de página
  3. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte Cap. 11 (El soborno)
  4. Harry Potter y el misterio del príncipe Cap. 28 (La huida del príncipe)
  5. Harry Potter y la Orden del Fénix Cap. 36 (El único al que temió)
  6. 6,0 6,1 Harry Potter y las Reliquias de la Muerte Cap. 30 (La huida de Snape)
  7. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte Cap. 26 (Gringotts)

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar